Una de las incógnitas más confusas acerca del oráculo, es si es posible hacer las mismas preguntas en el tarot. Normalmente, una consulta siempre está destinada a obtener un único resultado, por ende, por más que se repita la pregunta, ya no significará lo mismo. 

Las preguntas del tarot son explícitas y concretas, donde solamente pueden ser respondidas una única vez. De lo contrario, se prestará para confusiones o escenarios más tergiversados que no tenían cabida desde un principio. Por ende, más allá de los resultados de la lectura, lo importante es aceptar los mismos y salir adelante con ellos.

Pero entonces, ¿ qué es el tarot como tal? ¡Aprende todo sobre él!

En Mónica Videncia, famosa experta médium y clarividente; se hace énfasis en conocer qué es el tarot para no caer en la disyuntiva de las preguntas repetidas. Este sistema utiliza la cartomancia para predecir el futuro, leer el pasado o adivinar el presente como tal. 

A través de una serie de cartas con significados variados, es posible interpretar sueños, metas, comportamientos o estados emocionales. Gracias a estas particularidades, es posible realizar una lectura del tarot adecuada que arroje un resultado positivo o negativo. 

El tarot tradicional está constituido por hasta 78 cartas en general, separadas entre arcanos mayores (22) y arcanos menores (56). Todos y cada uno de estos naipes pregonan un significado propio de ellos, guiando la lectura hasta un punto determinado. 

Como el oráculo es jugado en base a una sola tirada, es lógico que hacer las mismas preguntas en el tarot no es válido. Sobre todo, cuando se llevan a cabo durante la sesión en curso, sin esperar un tiempo preestablecido. 

¿Y cómo funciona el tarot con exactitud? ¡Haz las preguntas claves!

Tal y como se mencionó, son 78 las cartas que pertenecen al tarot desde el principio, separadas entre arcanos mayores y menores. Los primeros, van de la mano con el universo y sus cambios; mientras que, los segundos, se relacionan con situaciones del día a día. 

Las cartas del tarot, están cimentadas en un propósito inequívoco e irrepetible entre cada una de ellas. Bien sea de abundancia, sabiduría, riqueza, prosperidad, fortaleza, ruina, quiebra, ruptura o más, cada carta es especial en su haber.  

Sin embargo, vale la pena resaltar que, el simbolismo de las cartas está supeditado a la forma de su tirada. Es decir, el tarot posee la particularidad de ser leído tanto en su forma correcta como al revés. Esta última, es un claro aviso de que, el significado inicial de la carta, se ha volteado por completo. 

Como cada naipe está arraigado a una cierta situación en específico, hacer las mismas preguntas en el tarot no es prudente. Por ende, se debe vivir con lo dicho y predicado hasta que sea el tiempo de otra consulta. 

¿Cuánto debe pasar para hacer las mismas preguntas en el tarot? ¡Consulta nuevamente!

Entre las reglas del tarot más importantes, junto con ejercer una lectura ideal, está realizar una sola pregunta por situación. Esta, debe ser por completo concisa y sin divagar, solo si se quiere conseguir la predicción más estable posible.

Una vez obtenida una adivinación, independientemente del resultado, se debe hacer conciencia del mismo e internalizar. Es entendible que la angustia de una lectura negativa, conlleva a hacer las mismas preguntas en el tarot, pero no es lo ideal. Esta premisa, nada más traerá confusión y pérdida de tiempo, ya que no se sabrá cuál fue el acabado final con exactitud.

El tiempo para volver a preguntar, no está establecido como tal entre los tarotistas. No obstante, cuando se presente un cambio o situación relacionada a la lectura inicial, es posible preguntar de nuevo. Asimismo, cuando se tome en consideración lo obtenido en la consulta primeriza y se aplique a la vida, cosechando éxito, también es posible preguntar nuevamente. 

Scroll Up
Abrir chat